LO MÁS EXCLUSIVO DEL MOMENTO

El nuevo videojuego de disparos de la saga anual de Activision llega sin modo historia - (Call of Duty)


La primera duda que me asaltó cuando me puse a jugar a Call of Duty Black Ops IIII es: ¿por qué ese 'IIII'? ¿Por qué no Black Ops IV o Black Ops 4? Por acostumbrado que esté a nombres absurdos en los videojuegos (un saludo a los fans de Kingdom Hearts), es algo que lleva meses taladrando mi cabeza tanto o más que le hecho de que este sea el primer Call of Duty sin un modo para jugar solo.
Se acabaron las historias sobre rusos, traidores, rusos traidores y la épica de Hollywood traducida al formato más fácil de digerir para todos los públicos. En Black Ops IIII el modo de juego que atraía a mi padre ha sido sustituido por el que tiene loco a mis primos más jóvenes, un modo Battle Royale.
Si no sabes lo que significa eso, lo mismo te resulta más fácil entenderlo citando un nombre: Fortnite. El popular videojuego que ha asaltado las horas de ocio de buena parte de la juventud actual se encuadra dentro de ese género, del que sólo Player Unknown's Battlegrounds, o PUBG para acortar, se puede citar como un rival a la altura. Y eso que fue el primero en popularizar la idea entre el gran público.
Call of Duty le ha visto las orejas al lobo y aunque muchos llevan declarándolo muerto bastantes años, parece que ahora sí había llegado el momento de renovarse o morir. Y sin ser yo el mayor fan de Call of Duty del mundo, pues bien es sabido que prefiero los Battlefield o juegos de disparos más tácticos como Rainbow Six Siege, os puedo decir que me parece la decisión adecuada.
La razón radica en el género de los Battle Royale en sí: tanto Fortnite en este modo de juego como PUBG están llenos de problemas de rendimiento y no cuentan a sus espaldas con los recursos humanos y económicos de Activision. Y eso se nota en lo bien que funciona el modo Battle Royale: va fluido, está lleno de contenido, el mapa es inmenso y variado y, en definitiva, es divertido de narices.
Blackout, que es el nombre oficial del modo de juego, es algo a medio camino entre la acción más frenética y directa de Fortnite y la más pausada matanza de PUBG, si bien el número de contendientes condiciona mucho la manera de jugar: a medida que la cifra baja de los 88 (en partidas individuales o por pareja) o los 100 en los combates para grupos de cuatro, más vas a ir arriesgando para intentar ganar.
Como decía, el mapa es algo inmenso, pero moverse por él es muy fácil: hay vehículos a punta de pala, por tierra, mar y aire; así como posiciones para neutralizarlos con un rifle de largo alcance. Y si eres un 'perro viejo' de la saga, que sepas que hay un montón de homenajes a escenarios de distintos juegos del pasado. Sí, hay un trozo clavado a Nuketown.
La única pega que se me ocurre ahora mismo es que el contraste entre las recompensas de Fortnite y Call of Duty Black Ops III es absurdo: ¿por qué hay tan pocas en Blackout? Si quieren enganchar a los jugadores, van a necesitar imitar tan bien esta fórmula del éxito de su juego inspiración.
El modo multijugador de toda la vida y el modo zombies también siguen ahí en Black Ops IIII, pero las novedades no sorprenden tanto. Treyarch es el estudio favorito de muchos fans de Call of Duty y la agilidad del competitivo y la curiosa historia del modo con zombies seguirán dando horas y horas de entretenimiento a quienes los juegan año tras año.
Me llama mucho la atención que matar enemigos sea más difícil en el competitivo de este año por el simple hecho de que aguantan más disparos. También que la recuperación de vida haya dejado de ser automática y haya que activarla con una habilidad.
Sólo estos dos aspectos modifican mucho mi conducta online, pero aunque a mí me convencen estos cambios, me temo que no muchos fans coincidirán conmigo porque la velocidad del juego se resiente. Y no, no hay doble salto ni carreras por las paredes, ojo, algo que en Black Ops III ganó muchos adeptos.
En lo relacionado con el modo zombies, ahora mismo es lo más parecido a un modo historia que hay en Black Ops IIII, solo que en lugar de épica militar, hay absurdez propia del género zombie. IX, Travesía Infernal y La Sangre de los Condenados son las tres campañas del momento en este modo de juego, dos nuevas y la tercera recuperada de Black Ops 2.
Son variadas, tienen puzles, un buen puñado de secretos, no se toma nada en serio a sí misma y, en fin, la formula es la habitual. Que no por ello va a ser peor, pero ya son muchos años con esta franquicia y no todos los jugadores esperamos lo mismo de ella. Personalmente, el modo Battle Royale es lo que más vidilla le da al juego y lo que más merece la pena.
Puedo entender que muchos jugadores vean el modo Blackout como una bajada de pantalones o como una burda copia. Les recomiendo investigar cómo ha surgido todo el género del Battle Royale para quitarse un poco eso de la idea, porque por mucho que Activision se beneficie de la coyuntura, al menos ha sabido copiar muy bien y hacer suya esta idea.
No sé si terminaré echando el modo historia de Call of Duty en futuras encarnaciones. Quizá Activision se anime y vuelva a desarrollar una cuando el juego caiga en manos del siguiente estudio. Pero de momento, el modo Blackout es más que suficiente para un fan quizá no demasiado fiel, pero que cada año le ha echado unas buenas horas a la saga.



Tomado de: https://www.elmundo.es



Para negocios y publicidad "haceraps3@gmail.com"

El nuevo videojuego de disparos de la saga anual de Activision llega sin modo historia - (Call of Duty) El nuevo videojuego de disparos de la saga anual de Activision llega sin modo historia - (Call of Duty) Reviewed by JUAN CONDE on 15:06 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.