Adnan Zalam, dedicado al turismo médico y a venta de software, está listo a pagar US$ 380 millones. - Zeicor

Zeicor

La mejor página de tecnología de América latina.

LO MÁS CALIENTE DE LA WEB

LO MAS CALIENTE 😵

TE RECOMENDAMOS

jueves, 17 de enero de 2019

Adnan Zalam, dedicado al turismo médico y a venta de software, está listo a pagar US$ 380 millones.






Adnan Zalam, dedicado al turismo médico y a venta de software, está listo a pagar US$ 380 millones.
Desde hace tres semanas, Adnan Zalam, ciudadano de origen libanés, de 52 años, está bajo la lupa de organismos de control colombianos.

El empresario, que desde hace al menos tres décadas vive en Estados Unidos, es la cabeza visible de Dynamic Business and Medical Solutions Inc. (DBMS), la firma que ofrece desembolsar 380 millones de dólares (cerca de 1,17 billones de pesos) por varios de los activos de Medimás, la EPS más grande del país que heredó el negocio, los pacientes y algunos problemas de la turbia Saludcoop.
A pesar de tratarse de uno de los negocios más grandes del sector salud, este se ha venido manejando bajo una especie de secretismo, con el argumento de que se trata de una venta privada de acciones.
De hecho, la Supersociedades, que tiene sometida a vigilancia especial a Presmed SAS EPS y Prestnewco SAS (dueña de Medimás), se enteró de la negociación a través medios informales.

Pero para la Contraloría General es claro que la transacción no se puede ejecutar hasta tanto se conozca la procedencia de los fondos del potencial comprador y se tomen las medidas para garantizar la continuidad y eficiencia del servicio, en lo cual incluso concuerda con el apoderado de Medimás, José Joaquín Bernal.

Sin embargo, ha sido casi imposible acceder a información sobre Zalam y DBMS. Hasta ahora, lo único que ha trascendido es que sus filiales en Colombia son dos firmas sin ningún músculo financiero y con menos de 5 años de constituidas, en la que aparece como gerente suplente Martha Elizabeth Torres Ramírez. “Es una colombiana nacida en Alemania que sería la esposa de Zalam”, aseguraron autoridades.
‘No paga coimas’
Y allegados a Zalam agregaron que quien respalda la negociación es la matriz de la firma, que aparece constituida en marzo de 1993 en Indianápolis, Indiana, y de la que él es accionista. Y aunque admitieron que hay otros dos inversionistas detrás del negocio, dijeron que sus nombres no se van a revelar por el momento, a pesar de las exigencias de los organismos de control.

Según explicaron, la mayor parte de los fondos de DBMS provienen del llamado turismo médico en todo el mundo.

Llevamos a pacientes con todo pago a diferentes países para que les hagan desde un trasplante de órgano hasta una cirugía plástica”, dijo la fuente. 

Otro campo en del que provienen sus recursos es el de la venta de un software para el manejo y procesamiento de historias médicas y hojas de vida. De hecho, esa es la principal actividad de sus filiales en Colombia.

“Incluso, les ofrecimos ese software al Ministerio de Defensa, al Ejército y a Sanidad Militar, pero alguien le pidió al señor Zalam una comisión y él es muy estricto y se retiró la oferta”, explicó la fuente.
Las dudas
Pero en los organismos de control aún no hay información oficial y clara sobre esas actividades. De hecho, en un rastreo inicial esblecieron que la casa matriz de DBMS queda en un local de un pequeño centro comercial en Indianapolis y que su página web apenas fue creada en 2018. Además, que si bien tienen una acreditación de calidad (URAC), la otorga una organización no oficial.

Adicionalmente, establecieron que Zalam (con nacionalidad estadounidense) figura en varias empresas que ya cerraron. Dos de ellas son GSA Realty LLC y Speciality Risk Management LLC. Y una tercera, al parecer vigente, llamada Oil Management & Networking International (Omni US), dedicada a las consultorías internacionales en temas de petróleo y gas.

Por ahora, la Contraloría adelantará una actuación de fiscalización a Medimás respecto del cumplimiento de las medidas prioritarias y la verificación de indicadores de su operación. Igualmente, se seguirá indagando sobre la procedencia de los fondos con los que se piensa sellar el millonario negocio.
Los pecados de la EPS
Medimás tiene más de 2,4 millones de afiliados, pero se encuentra en “una situación crítica de orden jurídico”. En su expediente de intervención se detallan irregularidades contables y administrativas, que incluye la falta de un revisor fiscal.

Además, esta EPS registra pérdidas patrimoniales, cuentas en rojo por sus deudas y un alto riesgo de insolvencia. De hecho, teniendo en cuenta estas problemáticas, la Superintendencia de Sociedades le acaba de pedir a la Contraloría y a la Procuraduría que vigilen y hagan un acompañamiento del negocio que viene adelantando la firma DBMS.

CRÉDITOS PARA:  https://www.eltiempo.com


Para negocios y publicidad "haceraps3@gmail.com"

LO MÁS CALIENTE