Zeicor

La mejor página de tecnología de América latina.

LO MÁS CALIENTE DE LA WEB

LO MAS CALIENTE 😵

TE RECOMENDAMOS

sábado, 26 de enero de 2019

La Casa Blanca amenaza con sanciones petroleras si Maduro se excede





WASHINGTON 
El gobierno del presidente Trump está listo para imponer severas sanciones al sector petrolero venezolano si Nicolás Maduro toma medidas drásticas, como arrestar a líderes opositores o matar manifestantes, tras el reconocimiento internacional del presidente de la Asamblea Nacional como presidente interino, según altos funcionarios estadounidenses en activo y retirados.

Las sanciones que de discuten van desde limitar la compra de crudo a Venezuela hasta un embargo petrolero total. Venezuela tiene las mayores reservas probadas de petróleo del mundo.

Un embargo total a las compras es la herramienta más fuerte que le queda a Washington en su arsenal económico, pero hasta el momento las autoridades se han mostrado reacias a usarla porque saben que el caos que se desataría afectaría a una población que ya sufre.

Pero el gobierno está listo para sancionar el sector en momentos que la crisis se ha agravado esta semana y ya hay planes para una Venezuela sin Maduro al frente.

NOTICIAS
(Lunes-Viernes) Las noticias mas importantes del sur de la Florida, Estados Unidos y America Latina, asi como el horoscopo de Walter Mercado.


Ingrese un correo electronico

SUBSCRIBASE 
“Están esperando a la próxima decisión de Maduro”, dijo una persona familiarizada con las discusiones en el gobierno. “Si hace algo estúpido, como arrestar a Juan Guaidó o matar manifestantes, las sanciones petroleras se implementarían rápidamente”.

La Casa Blanca, el Consejo de Seguridad Nacional, los departamento de Estado, Comercio y el Tesoro, entre otros han estado estudiando desde hace meses el abanico de opciones disponible.

La Casa Blanca ha presionado desde hace tiempo por sanciones petroleras más fuertes, pero ha enfrentado resistencia de casi todas las entidades de gobierno, cuyos altos funcionarios temen empeorar una crisis humanitaria que ya es profunda y que ha provocado el éxodo de millones de venezolanos hacia otros países de la región.

La esperanza es que las sanciones petroleras sean el último paso para sacar a Maduro del cargo y permitan a Estados Unidos y sus aliados internacionales ayudar a líderes de la oposición venezolana a reconstruir el país y restaurar las instituciones democráticas.

La Casa Blanca continua siguiendo la “hoja de ruta de medidas” que los asistentes crearon para el presidente Donald Trump en el 2017 de sanciones económicas e individuales disponibles. Pero muchas de las medidas ya se han tomado, como calificar a Maduro de dictador, sancionar a individuos en su gobierno e imponer sanciones financieras. Una de las pocas medidas que queda son las sanciones petroleras.

Fernando Cutz, ex director en funciones de Asuntos de las Américas del Consejo de Seguridad Nacional en el gobierno de Trump, quien ayudó a crear la hoja de tura, calificó las sanciones petroleras de “medida peligrosa”.

Idealmente, dijo, el gobierno esperará a usar esa medida cuando los altos funcionarios puedan pronosticar con confianza el resultado, porque si Maduro sobrevive a un embargo petrolero, el gobierno pudiera estar asegurando un régimen estilo cubano en Venezuela en los próximos años.

“Una vez que se abre la Caja de Pandora, cerrarla es muy difícil”, dijo Cutz.

Funcionarios del gobierno de Trump afirman que están listos para entregar a Guaidó asistencia financiera y humanitaria. Guaidó se declaró presidente con apoyo internacional, pero Maduro no lo ha reconocido y tiene el apoyo de la cúpula militar.

No es la primera vez que la Casa Blanca ha amenazado con sanciones petroleras. Funcionarios del gobierno han delineado varias opciones a McClatchy a lo largo de los últimos meses, que van desde un embargo total, prohibir la venta de crudo Venezolano en Estados Unidos y bloquear la venta de productos relacionados con el sector a Venezuela.

Pero en semanas recientes el gobierno ha endurecido su retórica y ha garantizado virtualmente consecuencias significativas si el gobierno de Maduro toma medidas drásticas en respuesta a una mayor presión internacional para que abandone el poder.

Pero cualquiera que sean las medidas impuestas al sector petrolero venezolano, los conductores en Estados Unidos probablemente sentirán las consecuencias.

Eso se debe a que refinerías clave en Estados Unidos, como Citgo Petroleum, Valero Marketing, Chevron USA, Paulsboro Refining y Houston Refining tienen instalaciones configuradas para procesar el crudo pesado que llega de Venezuela, y la transición a otros tipos de petróleo no es fácil ni rápida.

El sector petrolero estadounidense que se opone a las sanciones, dijo que eso sencillamente obligaría a Venezuela a encontrar nuevos mercados para su crudo pesado.

“Potencialmente, Rusia y China tendrían un papel clave en la logística, transporte y venta de crudo venezolano en otros mercados”, dijo Diego Moya-Ocampos, analista principal para las Américas de IHS Markit, una firma asesora londinense.

En estos momentos Venezuela envía unos 480,000 barriles diarios de crudo a refinerías en la Costa del Golfo de Estados Unidos. Otros mercados pudieran absorber parte de ese crudo, particularmente dadas las renovadas sanciones estadounidenses que limitan las exportaciones de Irán, un importante suministrador mundial, dijo Paola Rodríguez-Masiu, analista de mercados petroleros de Rystad Energy en Oslo.

Sanciones limitadas al gobierno de Maduro le cerrarían el acceso al dinero en efectivo, puesto que las exportaciones generan el 96 por ciento del ingreso de divisas y la mitad de sus ingresos fiscales, dijo Moya-Ocampos. Pero eso no necesariamente derrocaría a Maduro de inmediato.

Un analista de Houston dijo que le preocupa que las sanciones de Estados Unidos para derrocar a Maduro pudieran dejar un mal sabor en otros países en América Latina.

Muchos países sudamericanos se unieron al gobierno de Trump para reconocer a Guaidó, pero todavía hay alergia al intervencionismo estadounidense.

“Estados Unidos corre el peligro de revivir la imagen imperialista que ha afectado sus relaciones con América Latina durante 200 años”, dijo George Baker, asesor de asuntos de energía y a cargo de la circular noticiosa del sector energia.com.

Benjamin Gedan, quien fue director para Sudamérica del Consejo de Seguridad Nacional durante el gobierno de Obama y funcionario del Departamento de Estado, advirtió que hay una razón por la que el embargo petrolero se conoce como “opción nuclear”.

“Es extraño que Estados Unidos siga siendo el salvavidas financiero de Venezuela, porque a la vez afectar la economía venezolana sería algo muy desestabilizador”, dijo. “Estados Unidos no debe empeorar la crisis humanitaria y migratoria de Venezuela”.



CRÉDITOS PARA: www.elnuevoherald.com


Para negocios y publicidad "haceraps3@gmail.com"

LO MÁS CALIENTE