Header Ads

Enterate comoLa nueva canasta del Dane no es un riesgo para la meta de la inflación


El costo de vida de enero de los colombianos, que revelará hoy a las 7:00 p.m. el Dane, se habría elevado ligeramente frente al dato de 3,18% observado en diciembre del año pasado debido al posible efecto en los precios del fenómeno de El Niño, el ajuste del alza de 6% del salario mínimo o la actualización de la metodología de la nueva canasta del IPC.


Y es que de acuerdo con la última encuesta del Citibank, aquella que reúne a 28 de los actores más importantes del mercado, el indicador habría registrado en el primer mes del año una variación promedio mensual de 0,65% lo que llevaría a ubicar al dato de inflación anual en 3,21%. Por su parte, el informe de expectativas del Banco de la República proyecta una variación mensual del IPC similar en enero de 0,66%, con un mínimo de 0,43% y un máximo ubicado en 0,85%.

Sin embargo, entre los analistas existe cierta incertidumbre por los posibles efectos que podría generar en la inflación los cambios de la composición de la nueva canasta, que empezará a regir desde hoy. Y aunque, en términos generales, no se considera que sea una razón tan fuerte como para sacar al IPC del rango meta, el paso de nueve a 12 divisiones de gasto podría elevar la inflación para algunos.

“Como resultado de los ajustes en la ponderación de las clasificaciones, se podría generar un aumento en la inflación de aproximadamente cinco puntos básicos. La de vivienda, cuya inflación cerró el año anterior por encima del registro de inflación total (4,1% vs. 3,2%) aumenta aproximadamente 6pp, mientras que se reduce el peso del grupo de alimentos (-4pp), que presentó una inflación menor en 2018 (2,4%)”, manifestó Gustavo Acero Ramírez, economista principal de Banco de Bogotá.

También en el equipo de investigaciones de Credicorp Capital, consideran que con la nueva composición del IPC la inflación anual hubiera sido, en promedio, en los últimos 10 años, cinco puntos básicos más alta que lo observado. Además, indican que con la nueva canasta la volatilidad y la sensibilidad a los choques climáticos podría ser más baja.


No obstante, para otros como Camilo Rincón Vanegas, economista del Banco Agrario, este impacto podría ser leve puesto que la reducción en la participación en el rubro de alimentos se redistribuirá en los sectores de transables y no transables, componentes que durante enero no habrían mostrado cambios significativos en el dato de inflación. “En enero, El Niño estaría comenzando a generar efectos alcistas sobre los precios de algunos productos agrícolas y se observarían incrementos en la energía en bolsa y contratos”, explicó.

Misma opinión compartió Munir Jalil, nuevo economista jefe de BTG Pactual, quien dijo que si bien hay presiones al alza en algunos alimentos perecederos por el fenómeno de El Niño, al pesar menos, tendrían que subir más que antes con la nueva canasta para tener el mismo impacto. “Esperamos un dato mensual de 0,62%. Hoy veremos si el impacto de los alimentos sería un poco menor producto de la nueva ponderación de la canasta”, sostuvo.

Esta nueva cesta familiar intenta ser un reflejo del patrón actual de consumo de los colombianos. Por ello, también introduce nuevos productos de gasto en los presupuestos mensuales de las familias.

En total, el número de productos analizados por el Dane pasa de los 441 reportados en la canasta de 2008 a 443. Entran 84 y salen 71. Entre los que se empezarán a contabilizar a partir de ahora destacan algunos como los servicios de streaming (Netflix, Amazon o HBO), comida como el queso mozarella, la salsa de soya o el maní, artículos para las motocicletas o las bicis, y para las mascotas, entre otros. Por el otro lado, ya no se tendrán en cuenta algunos como el arroz para la sopa, el kumis, la impresión de fotografías. la cera para los pisos o el lustrado de zapato, entre otros.

Además, en la nueva canasta se establece un aumento de cobertura al pasar de 24 a 38 ciudades entre las que se encuentran algunas como Yopal, Inírida, Puerto Carreño, Arauca o Leticia, entre otros.

Los gastos que pesan más en la nueva canasta
En la canasta anterior, el rubro de vivienda tenía el mayor peso (30,09%); seguido del gasto de alimentos (28,21%); y transporte (15,19%). Detrás, le seguían el grupo de otros gastos (6,35); educación (5,73%); vestuario (5,16%); comunicaciones (3,72%); diversión (3,10%); y salud (2,43%).

Sin embargo, con este nuevo cálculo el que tiene el mayor peso será el de alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles (33,12%), seguido de alimentos y bebidas no alcohólicas (15,05%), transporte (12,93%) y restaurantes y hoteles (9,43%).


CRÉDITOS PARA:  www.larepublica.co





Para negocios y publicidad: haceraps3@gmail.com


No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Con la tecnología de Blogger.