Header Ads

'Nos tomaron fotos, videos y nos esposaron como a delincuentes'



Los colombianos Maurén Barriga Vargas y Leonardo Muñoz y el español Gonzalo Domínguez Loeda, tres reporteros de la agencia española Efe que habían sido detenidos en Venezuela, fueron liberados ayer y recibieron permisos para trabajar en ese país, mientras dos periodistas franceses fueron deportados tras permanecer detenidos desde el martes, informaron los medios para los que trabajan.En entrevista con EL TIEMPO, Barriga relató cómo fue su experiencia.

En la noche del miércoles, tras un día sin noticias de nuestro compañero Leonardo, Gonzalo y yo nos dirigimos al hotel y ahí había seis oficiales del Sebin armados con fusiles esperando por nosotros. Afortunadamente, Gonzalo alcanzó a enviar un mensaje a nuestra delegada en Caracas, que estaba cerca del hotel.  (...) Nos pidieron ingresar a la recepción para hablar con nosotros, para hacernos una entrevista, pero que teníamos que irnos con ellos. (...) Nos quitaron nuestros teléfonos, y nos dijeron que teníamos que empacar todo en nuestras maletas, ahí nos dimos cuenta que ellos previamente habían entrado a nuestras habitaciones y habían requisado todo.

Poco después llegó nuestra delegada con los abogados, y empezó a dialogar con los oficiales del Sebin, pero ellos no cedieron en nada, y nos llevaron al Helicoide. Ahí ya no tuvimos más comunicación con nadie. (...) Nos llevaron a una oficina y ahí vimos a nuestro compañero Leonardo junto al motorizado (José Salas), quienes estaban  esposados.

Había seis oficiales del Sebin armados con fusiles esperando por nosotros. Afortunadamente, Gonzalo alcanzó a enviar un mensaje

(...) (El Helicoide) es lugar espantoso. Como iba a ser un centro comercial en vez de una cárcel, se ve que es un lugar improvisado y que no está terminado. Es horrible. (...) Nos llevaron a un sótano, y ahí nos tomaron fotos, videos, las huellas dactilares y nos esposaron, como si fuéramos delincuentes. Nos tuvieron esposados todo el tiempo. Pero no puedo negar que todos ellos se comportaron bien con nosotros. Nunca nos amedrentaron, ni verbal ni físicamente, en ningún momento. 

Nos hacían muchas preguntas e insistían en que nosotros teníamos que decir que estábamos aquí haciendo "periodismo ilegal". Yo les dije que yo no había llegado de manera ilegal, ni estaba haciendo nada ilegal, porque cuando entré al país informé en inmigración que venía en calidad de periodista a apoyar a mi equipo de EFE acá en Caracas.

Nos hacían muchas preguntas e insistían en que nosotros teníamos que decir que estábamos aquí haciendo "periodismo ilegal".
FACEBOOK
TWITTER
Nos preguntaban qué hacíamos acá, qué tipo de información cubríamos, a dónde nos habíamos dirigido, quién era la persona que nos daba órdenes, con qué dinero nos movíamos, quién se hacía cargo de nosotros acá, por qué no nos íbamos a otro país a cubrir noticias o si apoyábamos algún tipo de gobierno. (...) Llegamos alrededor de las 11 p. m., y hacia las 3 a. m. seguíamos en el interrogatorio.

¿Qué pensaban mientras estaban detenidos?
Pensábamos que nos iban a deportar. Yo tenía cierto alivio, porque nuestra delegada acá Caracas y los abogados sabían dónde estábamos. Aunque ahí adentro pensábamos lo peor. Pasamos la noche en una silla, esposados, sin saber qué estaba pasando.

Luego ellos nos dijeron que como no nos habían encontrado nada lo más seguro es que nos iban a llevar a la oficina de inmigración y que ahí se encargarían de nosotros.  

¿Cómo fue la liberación?
Hacia las 9 a. m. de ayer (jueves) nos llevaron al Saime (Servicio Administrativo de Migración y Extranjería). (...) Nos quitaron las esposas. Nos llevaron todas nuestras pertenencias y nos dijeron que verificáramos que todo estaba completo. Y sí, todo estaba completo. También el material periodístico. A nuestro compañero fotógrafo no le borraron nada, ni eliminaron ningún archivo.

A esa oficina llegó un representante de la Cancillería y llegó otro representante de la embajada de España, y verlo a él fue como ver a un ángel caído del cielo. Ahí pensábamos que era seguro que nos iban a deportar y que íbamos a salir directo al aeropuerto.  (...) Pero luego hubo un cambio repentino; nos dijeron que no nos iban a deportar, que estábamos libres y nos podíamos ir. Parece que alguien intercedió por nosotros. No sé si fue la presión a la que se vieron sometidos con todo lo que los medios publicaron. 

Al irnos, los oficiales nos pidieron perdón, nos dijeron que los perdonáramos por esa detención arbitraria. Que evidentemente nosotros no teníamos razón de estar allí, pero que comprendiéramos la situación en la que está el país, y que cualquier persona está bajo sospecha en todo momento. Que nos habían detenido como parte de un procedimiento de precaución.

Los oficiales nos dijeron que los perdonáramos por esa detención arbitraria. Que nos habían detenido como parte de un procedimiento de precaución
FACEBOOK
TWITTER
¿Con el permiso que les dieron, piensan quedarse?
Eso aún está en conversación. La vicecancillería está analizando la situación y tramitando los permisos de trabajo. Pero yo pienso regresar, no sé en qué momento, pero en Colombia tengo a mi esposo y a mi hija que me están reclamando que me vaya, y por más que quisiera quedarme, es una situación que se sale de las manos.

¿Qué apoyo recibieron del gobierno colombiano?
La movilización del gobierno colombiano y (del) español fue definitiva. En ese momento nos sentimos muy acompañados. Nos dieron mucha tranquilidad y confianza en todo momento. Nos ofrecieron toda la ayuda, desde el transporte, hasta los trámites y la gestión. 



CRÉDITOS PARA: www.eltiempo.com


Para negocios y publicidad "haceraps3@gmail.com"

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Con la tecnología de Blogger.