Si bien copiar nunca está bien, han logrado crear un robot que puede copiar lo que escribimos e incluso lo que dibujamos.


Tal hazaña la ha conseguido Atsunobu Kotani, un estudiante de la Universidad Brown en Rhode Island, que ha podido crear un algoritmo de aprendizaje profundo que permite al robot determinar con bastante precisión qué trazos del bolígrafo se habían utilizado, y en qué orden, para producir palabras escritas a mano e imágenes dibujadas también a mano.
El robot, utilizando una pluma sostenida en su brazo, pudo reproducir una gran variedad de palabras que no había visto anteriormente. Entre las mismas se incluía la palabra “hola”, pero escrita por diferentes personas y bajo 10 idiomas distintos entre los que se encontraban el griego, el hindú, el urdu o el chino.



Además de poder copiar palabras a mano, también el robot ha sido capaz de reproducir algunos bocetos previamente dibujados, como uno que hacía referencia a la Mona Lisa.
Se señala que “gran parte del trabajo existente en esta área requiere que el robot tenga información sobre el orden de los trazos por adelantado”, señala el profesor Stefanie Tellex. “Si quisiera que el robot escribiera algo, alguien tendría que programar las órdenes de los trazos cada vez”.
No se sabe muy bien cómo se podría aprovechar un invento de estas características, pero su responsable quiere seguir perfeccionándolo para que sea aún más preciso en el orden de los trazos y quizás en un futuro poder hacer una copia perfecta de la Mona Lisa.